La música tarda 13 minutos en sacarte la tristeza

Traducido por MúsicaClásica BA

La nueva y fascinante investigación, demuestra que la música cura y sugiere que en el futuro, la música podría prescribirse para ayudarnos a concentrarnos, sentirnos más felices, relajarnos y superar la tristeza.

violín

Una nueva investigación de la Academia Británica de Terapia de Sonido (BAST) ha demostrado que hay una dosis común para la música y reveló cuánto tiempo necesita una persona escucharla para experimentar un efecto terapéutico.

En los últimos años, los psicólogos han demostrado que la música puede tener un efecto positivo en nuestra salud, por lo que los investigadores de BAST estaban ansiosos por descubrir si sería posible prescribir música para ayudarnos con estados de ánimo específicos.

Su estudio, Music as Medicine, evaluó a 7.581 participantes y descubrió que el 89 por ciento creía que la música era esencial para su salud y bienestar, por lo que no hay duda de que juega un papel importante en nuestra vida diaria.

Mientras que el 90.15 por ciento de los participantes usó música para relajarse, el 81.80 por ciento la usó para hacerlos sentir felices, el 46.5 por ciento para procesar y/o liberar la tristeza, y el 32.53 por ciento para ayudar a la concentración.

La mejor música para la relajación tenía un ritmo lento, una melodía simple y ninguna letra, con un tiempo de escucha óptimo de 13 minutos, y se informaron muchos beneficios, que incluyen ‘disminución de la tensión muscular, pensamientos negativos que desaparecen, sentirse tranquilo y contento y poder dormir mejor’.

Mientras tanto, solo se requieren nueve minutos de música (principalmente canciones con un ritmo de conducción, tempo rápido y contenido lírico positivo) para que la gente se sienta animada.

Un impresionante 89 por ciento había mejorado los niveles de energía, el 65 por ciento se rió más y otros se sintieron más en control de sus vidas o capaces de ‘asumir cualquier cosa’, un resultado alentador para los profesionales médicos que buscan nuevas formas de tratar a los pacientes con afecciones de salud mental, como como ansiedad y depresión.

En otro estudio, también se descubrió que la música de alto ritmo mejora el rendimiento durante el ejercicio: cuando las mujeres que entrenaban escuchaban canciones pop con más de 170 latidos por minuto, los científicos descubrieron que comenzaron a esforzarse más, especialmente durante las actividades de resistencia, como correr o andar en bicicleta.

¿Estás buscando mejorar tu enfoque?

De los sujetos de la prueba BAST que usaron música para concentrarse, 13 minutos fueron suficientes para despejar su mente, ayudarlos a trabajar mejor en su trabajo (91 por ciento) y tomar decisiones con mayor claridad.

Y finalmente, se descubrió que la música que contenía letras con las que las personas podían conectarse (nuevamente, 13 minutos) era la mejor para la tristeza, lo que hacía que los oyentes sintieran alivio, menos abrumados, más estables y menos propensos a ser provocados por un problema.

Lyz Cooper, el fundador de BAST, ha colaborado previamente con el trío musical ambiental, Marconi Union, para producir una pista de ocho minutos diseñada para relajar al oyente e inducir un estado de trance.

Cooper explicó que la pista, titulada «Weightless», «contiene un ritmo sostenido que comienza a 60 latidos por minuto y gradualmente se desacelera a alrededor de 50», lo que significa que el latido del corazón del oyente se ralentizará naturalmente para que coincida con los BPM (latidos por minuto) de la pista.

El nuevo estudio fascinante de BAST, y la pista relajante de Marconi Union, son una prueba más de que la música realmente cura, y estamos totalmente aquí para ello.

Escucha «Weightless» en Spotify: